miércoles, 17 de abril de 2013

La acusación constitucional contra el Ministro Beyer

Hoy los Senadores de la República tienen la responsabilidad de decidir entre aprobar la acusación constitucional contra el Ministro Harald Beyer o rechazarla. Cuando se genera este tipo de situaciones, las fuerzas políticas tienden a argumentar en torno a la definición de grupo, a la posición cercana y a buscar los argumentos útiles para ganar el debate y convencer a la opinión pública, y por otra parte, dejar una versión de la realidad instalada para la posterioridad a la definición que se tome, con lo cual se asignan responsabilidades y culpas para los actores de ambos lados. 

Si hay que reconocer algo, es que efectivamente el Ministro Beyer es alguien que ha aportado durante su trayectoria al desarrollo de la discusión sobre la educación, aportes valiosos que han generado el respeto transversal a su persona y a su carrera. Pero, su aporte no se ve opacado por su gestión como Ministro, nadie ha argumentado que ha sido nefasta, se reconocen avances y aportes, pero que están especialmente orientados a potenciar una forma de modelo de educación que es contrario al que la sociedad en sus distintas expresiones, ya sean de la sociedad civil como de la política, y en esto me refiero a la pasividad con que se ha abordado el lucro en educación. 

 Como fue argumentado por la diputada acusadora Alejandra Sepúlveda, esta acusación se basa en temas puntuales que son efectivos y los cuales la derecha y el gobierno no están dispuestos a reconocer, ya que, en esa argumentación está el punto neurálgico de lo que durante los últimos años la sociedad ha reclamado a la institucionalidad, teniendo una Constitución que prohíbe el lucro en educación y además con recursos públicos y asigna al ministro la responsabilidad de controlar y asegurar el que lo establecido en la carta magna se cumpla. 

Algunos argumentan que este es un juicio político, y sí, lo es, y lo es porque en esta discusión se debate un tema de fondo que este gobierno y la derecha que está detrás de él no ha querido abordar y han engañado sistemáticamente a la opinión pública. Esto no es solo un juicio político contra el Ministro, que efectivamente ha incumplido sus deberes establecidos en la ley, en este caso es un juicio que se ajusta a la ley. Pero si que es un juicio político contra este gobierno que encubre su visión y una ética neoliberal en el ejercicio del gobierno y de sus tareas más importantes y sensibles. 

En esto queda en evidencia que este Ministro, que aceptó el cargo en este gobierno, también aceptó infringir la ley y los principios que la sustentan. 

De esta discusión lo que se puede esperar es que la opinión pública comprenda que de esta acusación constitucional el juicio al que se ha visto sometido este gobierno y el ministro en particular tiene una causa justa detrás, la que se sustenta en principios y visiones que efectivamente son ideológicas, que son las que dan sustento a la construcción de los modelos institucionales. 

Lamento el costo que debe pagar este Ministro y académico destacado, pero él al asumir esta responsabilidad siempre supo que este tema en particular sería el gran punto de discusión, ya que el modelo de educación actual se encuentra en crisis tanto con la institucionalidad vigente como con los proyectos y visiones de las distintas fuerzas políticas. 

Para lo que sigue, es recomendable que este gobierno en primer lugar, se dedique al cumplimiento irrestricto, leal y probo de la ley y; en segundo lugar, que asuma el debate sobre el modelo de educación con franqueza y de cara a la opinión pública, exponiendo sus verdaderas convicciones frente a la ciudadanía y permitir que esta sea la que decida qué modelo es el que prefiere para el futuro. 

Por lo anterior, en esta acusación constitucional se desnudan dos temas, el primero es el incumplimiento de la ley por parte del Ministro de educación; y segundo, la convicción de este gobierno de defender practicas ilegales y contrarias a la idea de hacerse cargo del lucro en la educación superior y su nula convicción a fortalecer la institucionalidad que permita al Estado enfrentar con toda la fuerza necesaria a quienes pretenden lucrar en un tema tan sensible para el desarrollo equitativo de la sociedad. chilena.

jueves, 29 de marzo de 2012

Carta abierta a nuestra Comunidad

Versión Papel Digital:


Miércoles, 28 de Marzo de 2012


Estimados y estimadas amigas,

Desde hace casi un mes somos testigos del terrible sufrimiento que experimento Daniel Zamudio y sus seres queridos por el brutal atentado realizado por “neo nazis chilensis” que cobardemente lo atacaron en grupo, respondiendo a su ideología del más bajo nivel, solo por ser homosexual, y finalmente hoy, después de tanto luchar y aferrarse a la vida, su cuerpo no resistió más, Daniel Zamudio falleció a sus 24 años de edad.

Esta situación nos obliga a abrir un debate definitivo sobre el tipo de sociedad que tenemos, en que valores se está sustentando y qué es lo que aspiramos de lo que debería ser, ya que, el relativismo moral y el cinismo de los conservadores y retrógrados siempre ha terminado por imponerse a través de la fuerza, el abuso de poder, el lobby y el levantamiento de mantos de mentiras.

A los partidos políticos nos corresponde recoger los intereses y aspiraciones de la sociedad, y también ser promotores de los grandes debates, por esta misma razón hago un llamado con fuerza a todas las fuerzas políticas y sociales sin distinción a manifestarse y sincerar sus posturas respecto a la discriminación y desprecio que unos ejercen sobre otros.

Desde mi posición de cristiano les digo a todos y todas que Jesús jamás apartaría de su lado al débil, al empedrado o al afligido, todos y cada uno de nosotros somos hijos amados y privilegiados de Díos, y quienes más sufren son más amados por él, invito a todos quienes son cristianos a actuar como lo haría Jesús y no como algunos de nuestros pastores que se han equivocado sistemáticamente en su afán de proteger las formas y que muchas veces han olvidado el fondo. A quienes no son cristianos los invito a pensar en un mínimo sentido común, la defensa de los derechos humanos y su promoción como base para la convivencia humana, que debe ser una regla de oro para evolucionar como sociedad.

Quienes atacaron a Daniel han adquirido la ideología que permitió la perdida de millones de vidas en Alemania, por establecer jerarquías entre la calidad de personas, luego de su terrible experiencia ellos aprendieron la lección como sociedad, al parecer, nosotros hemos aprendido poco. Chile vivió 18 años de dictadura, de división de la sociedad, de muerte y dolor, que le dejo a Chile una cicatriz dolorosa en que como consecuencia vemos que prima el individualismo por sobre el valor de la comunidad, de la solidaridad o la preocupación por el otro, en fin, los valores de un neoliberalismo carente de todo sentido humano.

En concreto, considero necesario detenernos a reflexionar un elemento relevante y es que podemos crecer económicamente y eventualmente ser exitosos en lo personal y como sociedad, podemos generar condiciones de mayor igualdad y acceso a los bienes materiales e intangibles que aspiramos, pero nada de eso tiene sentido si no ponemos como centro del pensamiento y la acción el principio de la fraternidad, entendiendo esa como la capacidad de establecer relaciones sustentables entre las personas y sus entornos, reconociendo a los otros como iguales en dignidad y derechos, y tener la capacidad de ver más allá de la pequeñez que nos impone una cultura pobre y superficial en extremo.

Nosotros desde nuestra posición de juventud hacemos un emplazamiento al gobierno y a nuestros parlamentarios a aprobar una Ley antidiscriminación que se haga cargo del problema tanto en la forma como en el fondo, para que los que verdaderamente están enfermos y dedican su tiempo a discriminar, ofender, destruir vidas o acosar a cualquiera por razones políticas, religiosas, sexuales o de cualquier tipo sean castigadas fuertemente. Pero esta iniciativa debe ser solo un eslabón de una cadena de elementos que permitan concretar la aspiración de toda gran democracia, y es que todos y todas con sus condiciones, con su esfuerzo y con el apoyo de la sociedad puedan alcanzar la felicidad y la trascendencia.

Para ello requerimos de una sociedad de hombres y mujeres libres y pensantes, y de una institucionalidad que no solo castigue la discriminación, sino que eduque para la vida en comunidad, y que promueva la aceptación y la hermandad para una vida en libertad y con sentido de justicia.

Tengo la fuerte convicción de que tenemos una sociedad enferma de muchos males como el arribismo, el cinismo, la envidia, un retrogrado sentimiento de superioridad y de una abismante falta de sentido de la realidad y de humildad que debemos revisar, lamentable que sea la muerte de una persona la que nos haga entrar de lleno en este debate, pero bienvenido, y no lo dejemos pasar hasta que vengan otros que sufran las mismas consecuencias de los males de los cuáles no nos queremos hacer cargo. Estamos en una profunda crisis como sociedad y debemos aprovechar aunque suene doloroso esta oportunidad para reflexionar y evolucionar.

Escribo esta carta desde mi posición y mi deber como dirigente político, en base a mis convicciones democráticas y cristianas, sin temor a incomodar a los más poderosos e influyentes de nuestra sociedad, es mas, exijo que quienes tienen las responsabilidades de la administración del poder político y también a los diversos líderes de nuestra sociedad a asumir este debate en profundidad, con altura de miras y con el corazón abierto para comprender la realidad que viven muchos, ya que, la discriminación y la violencia que esta conlleva no es solo física, sino que, en nuestra sociedad existe una gran violencia oculta que se expresa todos los días en las más pequeñas actitudes de las personas, en los colegios, en las relaciones laborales, etc. Y la consecuencia son los suicidios, las depresiones y el desarrollo de personas que sienten que no tienen dónde ir, ni quién los defienda.

Finalmente, solo quiero llamar a cada uno de quienes reciban este mensaje a terminar con el silencio frente a la injusticia y a la toleración de la violencia, atrevámonos a denunciar, a enfrentar a los abusadores y a manifestar públicamente el desacuerdo con estas situaciones atroces, que si se repiten, solo serán notificaciones de que preferimos vivir en el silencio, en la costumbre y en el miedo.

Sin otro particular y esperando ser un aporte a una sana y noble discusión de nuestra sociedad, se despide.

Ramón Andrés Mallea Araus

Presidente

Juventud Demócrata Cristiana

Melipilla

FINANCIAMIENTO DE LA POLITICA EN CHILE

En Chile, los vínculos del dinero y el poder económico con el poder político constituyen una amenaza para la creación de políticas públicas que promuevan el interés general. La legislación actual es insuficiente para evitar que intereses particulares presionen a la autoridad ejecutiva y legislativa, a través de donaciones a campañas políticas, lobby sin regulación, financiamiento de los partidos, y conflictos de interés de las propias autoridades.

Es urgente transparentar más y mejor la relación entre política y dinero en Chile. En la actualidad no conocemos quienes financian las campañas electorales ni los partidos políticos, por lo cual la ciudadanía no tiene información para evaluar si sus representantes son cooptados por grupos de interés o actúan promoviendo el bien común.

Es urgente transparentar quiénes financian las campañas y los partidos. Como quienes votan son los ciudadanos, los financistas privados de la política deben ser exclusivamente personas naturales. El Estado debe proveer un financiamiento público transparente y auditable.

Los abajo firmantes solicitamos al Gobierno y al Congreso Nacional que en materia de reformas políticas se incluya
el financiamiento de la política como un eje primordial para fortalecer la confianza de los ciudadanos con nuestras
autoridades.

Concretamente, proponemos:

1.- Aprobar una ley que regule, sin excepción, a todos aquellos que representan intereses privados frente a los
poderes públicos, registrando las reuniones que realizan las autoridades con grupos de interés.

2.- Transparentar absolutamente los orígenes del dinero privado que financia las campañas electorales, permitiendo que la ciudadanía pueda conocer esos orígenes y exigiendo que las autoridades se inhabiliten de participar en el proceso de toma de decisiones cuando exista un conflicto de interés por este motivo.

3.- Aumentar de manera importante el financiamiento público de los partidos y campañas políticas, de manera
transparente, con auditorias que impidan el uso de los fondos públicos por parte del gobierno para favorecer a
candidatos y partidos de su coalición.

4.- Crear una institución autónoma, a similitud de lo que hoy es el Consejo para la Transparencia, que cuente con
los recursos y atribuciones necesarias para fiscalizar el cumplimiento de la ley y monitorear los gastos durante
las campañas.

5.- Introducir multas y penalidades más altas y efectivas para quienes debiendo declarar su patrimonio o conflictos
de interés, no lo hagan y reglas más comprensivas y detalladas para alcanzar la máxima claridad y transparencia
en ellas. Lo mismo para candidatos que vulneren la ley en materia de topes al gasto electoral, u origen de los
aportes a sus campañas.

Sin una reforma profunda en materia de financiamiento de la política y regulación del lobby, nuestras políticas públicas seguirán debilitándose, y aumentará el rechazo de la ciudadanía hacia las instituciones y el poder político.

Adhiere en: Dineroypolitica.cl

martes, 19 de julio de 2011

Cambio de gabinete y fortalecimiento político de la UDI en el Gobierno de Piñera

Fuente: http://www.tribunalatina.com/es/img2/nuevo-gobierno-chile-680.jpg

El cambio de gabinete realizado por el Presidente Piñera el día de ayer, en que salió del gobierno Ena Von Baer (SEGEGOB) y Felipe Kast (MIDEPLAN), entre otros y que ingreso a 2 senadores muy políticos de la UDI (Pablo Longueira a Economía y Andrés Chadwick a SEGEGOB), y que también movió de ministerio a Joaquín Lavín genera mucho espacio tanto como para la interpretación de cuáles serán las nuevas estrategias del gobierno, así como la ratificación de ciertas hipótesis políticas que contradicen el discurso de la derecha y que se validan en este gobierno una vez usadas por el Presidente.

El Presidente ingresó a 2 senadores de la UDI que son en esencia los representantes más identificatorios del ADN de aquel partido en términos de reconocimiento de sus adeptos y también de las autoridades políticas que toman decisiones, son influyentes y que su trabajo aporta al mejor o peor cumplimiento de objetivos y metas por parte del gobierno. En este sentido la señal que respecta a la UDI es que este Gobierno decidió dejar atrás prácticamente varias promesas de campaña de las que habló el Presidente, entre ellas estaba que este sería “el gobierno de los mejores”, ya han renunciado por incapacidad, por errores y falta a la probidad Ministros, Subsecretarios e Intendentes; Que “no habría cuoteo”, y no hay nada más claro hoy que el gobierno a pesar de ya tener un altísimo porcentaje de participación de militantes UDI en altos cargos, no fue suficiente para lograr tener el respaldo completo, fue necesaria la incorporación de los representantes políticos más duros del partido en discusión. RN ha quedado cómodo por asegurar estabilidad política al gobierno de su propio Presidente, pero imagino que no tanto al ver que los espacios que Piñera había dejado para su propia conducción han sido intervenidos desde la UDI, en este sentido el Ministro del interior Rodrigo Hinzpeter y la jefa del segundo piso María Luisa Braham han perdido poder, y por ende el mismo Presidente. En concreto, los partidos se toman lo que se ha llamado el segundo tiempo del gobierno y rompen su propia tesis planteada en las campañas sobre la necesidad del no cuotear políticamente los cargos del gobierno y no dejarse dominar por los partidos, discusiones que siempre tuvieron mucho de eslogan y poco de fondo en el sentido de establecer la necesaria y adecuada relación que siempre debe existir entre el gobierno y los partidos políticos que los sustentan, esto vuelve a abrir otro flanco con fuerzas políticas que formaron parte de la campaña presidencial y que ayudaron a llegar a Piñera a la Moneda, entre ellos los más característicos son Chileprimero y el PRI, en el caso de los primeros ya con los resultados de las encuestas Adimark de Junio y la CERC se plantearon cuestionamientos por el no cumplimiento de la agenda liberal y la poca capacidad para cumplir con promesas de campaña que fueron las que le dieron el triunfo, en el caso del PRI, además de cuestionar el manejo del gobierno y su desaprobación, también se han producido varios y públicos desencuentros asociados a proyectos de gobiernos presentados al congreso como el de educación “GANE” o el mismo abuso de trasvasijar 4 Congresistas al gobierno en 1 año y medio de gobierno, en un sistema que es Presidencialista, lo que ha vuelto más compleja la relación, aunque si eventualmente al gobierno le va bien con estos cambios habrá que observar cómo se comportan. Lo que debe observarse es que claramente estas dos fuerzas políticas no quedan contentas con los cambios porque en el fondo, el gobierno no solo se carga políticamente y asegura la estabilidad de la Alianza por Chile en el congreso, sino que significa también un giro más a la derecha.

En términos de la estabilidad política del gobierno, asegurar el apoyo y la unidad de la alianza no necesariamente es suficiente, ya que, en el último tiempo los grandes temas que han abierto flancos al gobiernos son aquellos en que la sociedad ha exigido con claridad cambios al sistema en educación, el binominal, el trabajo, medio ambiente, AVC y la reconstrucción, entre otros, varios de esos temas no se solucionan solo con aumentos parciales de gasto, sino con cambios de fondo que este gobierno no ha estado dispuesto a hacer, incluso algunos de ellos formaron parte de los ofrecimientos de la campaña presidencial, pero el fortalecimiento de la UDI debilita su desarrollo, en el fondo, este gobierno es ideológicamente contrario a lo que la sociedad está solicitando y es justamente ese problema el que probablemente más dificulte las posibilidades de reelegirse, aunque no es imposible, después de todo, el gobierno es un poderoso aparato, con mucho dinero para gastar en bonos o pequeñas ayudas económicas, que no necesariamente son grandes esfuerzos fiscales, a todo esto se suma la mala memoria de los electores y que ayuda mucho en procesos electorales.

martes, 10 de mayo de 2011

Una nueva lección para los chilenos

La votación sobre la aprobación o no aprobación del proyecto hidroeléctrico “hidroaysen” volvió a generar una división entre los chilenos, probablemente son muy escasos los proyectos donde hay completa unanimidad de los ciudadanos respecto a los temas que requieren una definición de futuro como viene a colación hoy con el tema energético, u otros como la educación, la salud, entre muchos.

Esta situación permite generar una reflexión sobre cuáles son los mejores mecanismos de decisión pública que considere criterios tanto técnicos, como políticos y a la vez la perspectiva ciudadana. Hoy las sociedades se ven enfrentadas a nuevas circunstancias que ofrecen nuevos medios para la toma de decisiones públicas, hoy las tecnologías de la información y la comunicación, la seguridad de los software, la calidad técnica y el adecuado interfaz entre estas tecnologías y los usuarios ofrecen nuevas oportunidades para pensar en formas de democracia mucho más directas como los plebiscitos, no como excepciones que se ven cada ciertos años sino como un ejercicio ciudadano que se aplica en temas de relevancia social que permitan continuar en la senda de hacer de la democracia un proceso más participativo, que incorpore de manera decidida a los ciudadanos sobre sus temas de interés y de definición estratégica y que incorpore procesos de debate e información de la ciudadanía de manera permanente y de calidad, haciendo participes de estos procesos a los partidos políticos, a las organizaciones ciudadanas temáticas, a las universidades, centros de estudios y a la ciudadanía en general. Esto se traduce en considerar a los ciudadanos ya no solo como electores o controladores del ejercicio del poder y la administración de lo público desde una perspectiva pasiva y unidireccional, sino avanzar hacia la perspectiva del ciudadano empoderado de sus intereses y de lo público según sus posibilidades.

Todo esto perfectamente puede acompañarse de una nueva forma de entender nuestro régimen político, el sistema Presidencial ya no aguanta y la sociedad chilena ya no resiste más el paternalismo y el asistencialismo como forma de relación entre el Estado y la sociedad, hoy estamos conscientes de la capacidad de los ciudadanos de ser actores empoderados de sus temáticas sean particulares o colectivas, somos testigos de las nuevas formas de comunidad tanto presenciales como digitales.

Urge avanzar hacia nuevas formas de encuentro, debate y deliberación ciudadana, en que cada ciudadano, los grupos de interés, los partidos políticos, los centros de estudios, la sociedad en su conjunto, el Estado como garante y el mercado como facilitador acompañado de un Congreso unicameral con más competencias, un Gobierno más restringido en atribuciones y medios de comunicación más democráticos y con menor dependencia de poderes económicos, permitan hacer de la democracia algo verdadero según los estándares que exigen los nuevos tiempos que ya no permiten legitimar la actual y tradicional forma de entender los procesos decisorios que incorporan grandes intereses públicos en circunstancias de que hoy es más accesible que en cualquier momento la información y los medios para la generación de debate ciudadano y opinión pública.

lunes, 4 de abril de 2011

10 Tácticas para el Ciberactivismo en las redes

Conoce este Documental espectacular sobre el Ciberactivismo en las redes, una forma de avanzar en el incentivo a la participación y democratización de los asuntos públicos.

Disponible en línea en: http://www.informationactivism.org/es